Política

Pruebas en humanos y el camino hacia una vida más saludable

La búsqueda del elixir de la vida es un anhelo ancestral de la humanidad. Desde la mitología griega antigua, que narraba cómo Zeus envenenó a su padre Cronos para alcanzar la inmortalidad, hasta la actualidad, la ciencia ha explorado formas menos violentas de manipular el tiempo a nuestro favor. En este artículo, exploraremos cómo un grupo de científicos de Integrated Biosciences, en colaboración con investigadores de la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), ha llevado esta búsqueda un paso más allá utilizando la inteligencia artificial (IA).

Juventud Eterna


Descubriendo senolíticos de molécula pequeña con la ayuda de la IA

El estudio, titulado "Descubriendo senolíticos de molécula pequeña a través de redes neuronales profundas," suena complejo, pero su objetivo es claro: utilizar la inteligencia artificial para buscar posibles medicamentos que puedan frenar el envejecimiento de nuestras células y, por consiguiente, combatir enfermedades como la fibrosis, los tumores, la inflamación y la artrosis.

Según Felix Wong, físico y matemático estadounidense, autor principal del estudio y fundador de Integrated Biosciences, encontrar un nuevo fármaco es como buscar una aguja en un pajar. En este caso, el pajar está formado por todos los compuestos químicos potenciales que existen o podrían desarrollarse. Utilizando la IA, Wong y su equipo probaron cómo más de 800,000 opciones de soluciones químicas reaccionaban con posibles medicamentos capaces de eliminar células senescentes, comúnmente conocidas como las "células zombies" del cuerpo, que contribuyen al proceso de envejecimiento.

El papel crucial de la inteligencia artificial

El resultado del experimento fue la identificación de tres fármacos potenciales que podrían tener un efecto positivo en la lucha contra el envejecimiento. Wong destaca que, si se tuviera que buscar manualmente entre todas estas opciones, sería un esfuerzo casi infinito. La IA ha demostrado ser una herramienta eficiente al predecir cuáles de estos fármacos candidatos tienen más probabilidades de funcionar.

El biofísico Andrew Rutenberg, profesor de la Universidad de Dalhousie en Canadá, elogió esta metodología como un gran diferenciador en la investigación. Utilizar la informática química y la inteligencia artificial para crear nuevos fármacos prometedores en la lucha contra el envejecimiento es un avance significativo en la ciencia.

Entrenando a la IA para la ciencia

El proceso comenzó con la preparación de la máquina que llevaría a cabo el experimento. Los científicos evaluaron casi 2,400 compuestos para evaluar su potencial como posibles agentes antienvejecimiento. Luego, alimentaron el software con los datos recopilados. La IA se utilizó para buscar los mejores candidatos entre más de 800,000 opciones.

Lo notable es que el robot pudo probar todas las alternativas simultáneamente en busca del fármaco más eficaz, todo en un entorno digital. Este tamizaje con inteligencia artificial arrojó 216 compuestos, de los cuales 25 mostraron una alta actividad senolítica, es decir, eran eficaces para eliminar células senescentes. Posteriormente, nuevos experimentos en laboratorio redujeron la lista a tres posibles medicamentos, uno de los cuales se probó en un ratón de 80 años, resultando en una disminución de los biomarcadores del envejecimiento en los riñones del roedor.

Aunque estos avances son prometedores, Felix Wong enfatiza que no estamos cerca de encontrar el elixir de la vida. La senescencia es solo un aspecto del proceso de envejecimiento, y se necesitaría abordar otros aspectos, como el agotamiento de las células madre, para acercarnos a la inmortalidad. El objetivo real es encontrar formas de vivir más tiempo y de manera más saludable.

En resumen, la inteligencia artificial está desempeñando un papel fundamental en la búsqueda de soluciones para combatir el envejecimiento y las enfermedades relacionadas. Aunque el elixir de la vida sigue siendo un mito, la ciencia avanza hacia una comprensión más profunda de los procesos del envejecimiento y cómo podemos mejorar nuestra calidad de vida a medida que envejecemos. La combinación de la IA y la química está abriendo nuevas posibilidades en este emocionante campo de la investigación médica.

Esperamos que estos avances en la ciencia nos acerquen a una vida más larga y saludable para todos, sin dejar de recordar que, como dijo el físico italiano Guido Tonelli, nada es eterno, y todo en el universo, incluyendo la vida humana, es intrínsecamente frágil. Tarde o temprano, todo llega a su fin.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto