Política

Sergio Massa se impone en las Elecciones Presidenciales Argentinas

 El ministro de Economía se impone a Javier Milei en la primera vuelta de las elecciones argentinas, asegurando un 36.6% de los votos frente al 30% de su rival ultraliberal, quien lo desafiará en la segunda vuelta. Ambos candidatos deben atraer a los votantes de Patricia Bullrich, de Juntos por el Cambio, quien obtuvo un 23.8% de los sufragios y queda excluida de la contienda. En un giro sorprendente, el peronismo ha demostrado su vitalidad.

Massa gana la primera vuelta


Contra todo pronóstico, Sergio Massa ha emergido como el ganador en la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Argentina, con un 36.6% de los votos. Esto representa un freno significativo a la marea de la ultraderecha que estaba en ascenso. Por su parte, Javier Milei, el fenómeno político que irrumpió en la escena argentina con la intención de hacerlo pedazos, ha conseguido sólo el 30%.

Ambos candidatos se enfrentarán nuevamente el 19 de noviembre en una segunda vuelta.

Los resultados de esta primera vuelta reflejan tanto una frustración como un milagro. La frustración recae en Milei, quien esperaba una victoria que lo acercara a la Casa Rosada. El milagro, por otro lado, lo ha realizado Massa, quien, en su papel de ministro de Economía, llevó a cabo una campaña basada en datos alarmantes: una inflación del 140%, un 40% de la población viviendo en la pobreza y el Banco Central con reservas en números rojos.

Al final del día, el voto del miedo promovido por Massa prevaleció sobre el voto de la ira que representaba Milei. Patricia Bullrich, de Juntos por el Cambio y exministra de Seguridad, quedó en tercer lugar con el 23.8% de los votos y está fuera de la competencia definitiva. Esta derrota tiene dimensiones épicas, ya que la derecha tradicional no anticipó la llegada de Milei, perdiendo así su estandarte de cambio y enfrentándose a un doloroso proceso de descomposición.

Cabe mencionar que Massa había quedado en tercer lugar en las elecciones primarias obligatorias celebradas en agosto, detrás de Milei y Bullrich. Para comprender su remontada, debemos centrarnos en la provincia de Buenos Aires, con especial énfasis en lo que se conoce en Argentina como el conurbano, los distritos circundantes de la capital. Esta área concentra el 24% del censo nacional y fue allí donde el peronismo redujo, voto a voto, la brecha con sus oponentes.

El conurbano es la región más poblada del país y también la más empobrecida. Fue precisamente en estas barriadas proletarias donde el peronismo nació hace 80 años y desde entonces ha dominado las elecciones. Milei pareció desafiar esta hegemonía, incluso prometiendo poner fin a los programas sociales, la educación y la salud pública, y despedir a decenas de miles de empleados estatales.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto